ANTONIO BURGOS | EL RECUADRO


 

ABC de Sevilla, 6 de diciembre de 2016
                             
 

"Horror vacui" heladero y dental

Decíamos ayer que en Sevilla había ya más turistas que hoteles, y lo relacionábamos como el "horror vacui" de nuestra cultura barroca, en la que la ciudad sigue inmersa, por muchas modernidades que le echen y muchas barbaridades que le hagan. Aquí, cuando nos da por una cosa, es que no paramos hasta el hartazgo. Y lo veíamos con los hoteles que están llenando este Parque Temático Turístico que antes se llamaba Sevilla y que poco a poco nos estamos cargando entre todos.

-- Unos más que otros, usted, no nos mida a todos por el mismo rasero.

Pues eso: unos más que otros, como le duele la boca a Adepa de denunciar tropelías para lo que siempre sirven en Sevilla estos gritos en el cielo y estas predicaciones en el desierto que llora mientras canta, que decía Cernuda: para ab-so-lu-ta-men-te nada.

Tras la consideración hotelera de ayer, me cabe una duda, que les someto a consideración: ¿que hay en Sevilla más, hoteles o heladerías? En La Campana esquina a San Eloy, donde estuvo el Casino Sevillano al que le metieron fuego las hordas el 10 de agosto de 1932 tras el fracaso de la Sanjurjada, y luego el Bar Flor, y más tarde la zapatería de Nicolás, ¿sabe usted lo que van a poner?

-- ¡Un hotel!

No, lo otro: una heladería. Tomen desde Las Setas por Laraña y Martín Villa, lleguen a La Campana, sigan por Tetuán, desemboquen a la Plaza Nueva y a la Avenida, y vayan contando heladerías. ¿Cuántas hay? Innumerables y algunas con los helados puestos de tal forma que parece que ya están usados. ¿Tantos helados tomamos los sevillanos? ¿O son los turistas? ¿O es que han visto que las heladerías tienen éxito y todo el mundo quiere poner una? Con lo que pasará igual que con los hoteles, que con tanto exceso de oferta, acabarán la mitad de ellas pegando el cerrojazo. En heladera materia soy de la estricta observancia de Rayas, en sus dos advocaciones: San Pedro y la Puerta de Triana. Y Rayas, como no es una franquicia, ni nadie advenidizo, hace lo que debe en invierno: cerrar. Las heladerías son para el verano, ¿no? Eran. Porque aquí se inauguran heladerías en pleno invierno. ¿Quién se toma un helado cuando la rasca de Sevilla dice aquí estoy yo? Pues hay quien se los toma. Y los turistas, además, sentados en los escalones de las Gradas de la Catedral, con la humedad que hay allí, como el que está esperando una procesión.

Pero es que, habiendo tantas, hay algo que le echa la pata a las heladerías: las clínicas dentales. Otra moda: abrir una clínica dental. No un dentista, no; ni un odontólogo, como eso se ha llamado toda la vida de Dios: clínicas dentales. Y si son de una franquicia, mejor. Y si más que arreglo de piños parece que anuncian financiaciones de bocas destrozadas, mejor que mejor. En el libro de Ciencias Naturales de don Salustio Alvarado en mi Bachillerato con tós sus avíos (en el que perdonen que presuma, pero me dieron el Premio Extraordinario del Distrito Universitario de Sevilla) aprendí que los humanos tenemos 32 piezas dentarías. ¿Seguro? ¿Seguro que los sevillanos no tenemos bastante más de 32 muelas y dientes, por lo menos 40 0 50? De otra forma no se explican tantas clínicas dentales. Hay más clínicas dentales que bocas estropeadas. Y como esos cuidados no los cubre el seguro... ¿Seguro que no es el SAS el que promueve tantas clínicas dentales? Porque en la Sanidad pública sólo existe el Servicio de Sacamuelas: si te duele, te la extraen y listo. Y son clientes que mandan a la moda de las clínicas dentales, para que el implante de reglamento. Implantes cuyos anuncios me recuerdan los de las viejas tintorerías: "Lutos en 24 horas". Ahora hay quien dice que en 24 horas te pone todos los piños nuevos, enteritos, con implantes. Pues nada, hijos, a abrir heladerías y clínicas dentales se ha dicho. Ya digo, es el "horror vacui" de Sevilla: lo que no lo llena un hotel, lo llena una clínica dental o una heladería. Para quedarse helado.

 

CorreoSi quiere usted enviar algún comentario sobre este artículo puede hacerlo a este correo electrónico  Correo  

         
 

                                      Correo Correo            

Clic para ir a la portada

¿QUIÉN HACE ESTO?

Biografía de Antonio Burgos


 

 

Copyright © 1998 Arco del Postigo S.L. Sevilla, España. 
¿Qué puede encontrar en cada sección de El RedCuadro ?PINCHE AQUI PARA IR AL  "MAPA DE WEB"
 

 

 


 

Página principal-Inicio